viernes, 25 de noviembre de 2016

El Procurador del Común, otra institución que debe desaparecer

Estimado "Adjunto" al Procurador del Común de Castilla y León.

No hay palabras para expresar el enojo que me produce la carta suya que acabo de recibir.

Podría haber resuelto usted mi queja en cinco líneas, con tan sólo reconocer que no se ha cumplido la ley por parte de mi administración, ya que se trata de un tema tan claro como el agua (limpia).

En vez de ello, ha necesitado TRES FOLIOS para dar la vuelta a la ley y acabar justificando lo que la ley prohíbe.

Eso sí, le agradezco que haya resuelto tan prevaricadoramente porque así ya no me molestaré en perder mi valioso tiempo en recurrir a instancias cuya misión no es defender al ciudadano (aunque eso dice el papel) sino lavar y justificar la mayoría de las tropelías cometidas por las administraciones. Especialmente si estas administraciones (ayuntamientos, etc.) son del mismo color que el partido que gobierna en Castilla y León (hoy en día, el PP).

Por lo que a mi respecta, pueden suprimir del Estatuto de Autonomía el Procurador del Común de un plumazo. Así nos ahorraríamos un buen dineral que estaría mejor aprovechado contratando, por ejemplo, barrenderos para que nuestras calles estén más limpias, ya que los barrenderos jurídicos no hacen su trabajo.


domingo, 6 de noviembre de 2016

Los alienígenas de la izquierda en Burgos (IV)

El resultado de las elecciones municipales en Burgos otorgó a Imagina Burgos 6 concejales.

El cabeza de lista, como decíamos, es Raúl Salinero.

Este ¿joven? vino de Zamora a estudiar a Burgos algo de ingeniería técnica industrial o algo así.

Muy paletos nos debió ver cuando decidió que podía hacer carrera política en la ciudad. Así que colgó los estudios y salió concejal, en sustitución de Jesús Ojeda, ambos por Izquierda Unida.

Por eso, el título de esta serie de entradas al blog empieza por "Los alienígenas..." ya que, como veremos, unos cuantos de ellos proceden de otras ciudades y, estando tal vez de paso, han echado raíces "políticas" en la ciudad.

¿A que se debe esta "importación" de cerebros alienígenas? ¿No hay izquierdismo de cantera en Burgos?

Aquí tenemos la carta de presentación de Raúl Salinero en su perfil de Facebook:

Perfil de Raúl Salinero en Facebook

Para ser más valorado y mejor votado por los burgaleses, como buen político que quiere hacer carrera, ha cometido el pecado de la mentira sobre su origen.

En estos detalles se ve la ambición de la persona. No importa sacrificar la verdad con tal de conseguir el objetivo. El fin justifica los medios.

No, no eres de Burgos. Eres de Zamora. "Zamora no se ganó en una hora". Burgos parece que sí, ¿eh, Raúl?.

Con las orejillas de soplillo y esa carita de niño bueno, ha conseguido engañar a muchos para que le den su apoyo dentro de la izquierda burgalesa.

Primero ascendió en IU. Se ve que los estudios le dejaban mucho tiempo para acudir a manifas, asambleas, reuniones, quedadas y demás cosas en las que hay que estar presente para hacerte una reputación.

Con ese bagaje, utilizó IU para llegar a ser concejal. Así estuvo cuatro añitos chupando sillón y aprobando (casi) todo lo que le ponían delante.

Luego vio que la estrella en ascenso (a nivel nacional) era Pablo Iglesias y su engendro de Podemos, así que decidió subirse al carro ganador, aunque en principio no lo hizo público. No podía. Necesitaba los votos de otras fuerzas de izquierda, y de los militantes de la propia IU que le miraban como a uno de los suyos (sin darse ellos cuenta de que era un trepa), para ascender a la cabeza de aquello que, de momento, parecía tener alguna posibilidad electoral en Burgos: Imagina Burgos (IB), mientras Podemos aún estaba en fase de constituir sus órganos.

Había que estar en la cresta de la ola hasta que el viaje a Podemos se hiciera realidad.

Efectivamente, una vez conseguida la cabeza de IB (no se presentaba para la lista de concejales de IB, porque eso le podía hacer perder fuelle a su candidatura en IB para alcalde) y materializados los seis sillones en el Pleno del ayuntamiento, Raúl ya podía hacer su égira hacia Podemos.

Para no debilitar a IB, las críticas hacia Salinero de los militantes de IU que, con mucho cabreo hacia Salinero, seguían fieles a esas siglas, no se hicieron públicas, así que su cambio de chaqueta tampoco fue muy evidente para el simpatizante de izquierdas medio y, mucho menos, para el ciudadano burgalés del común.

(Continuará)


martes, 25 de octubre de 2016

Los alienígenas de la izquierda en Burgos (III)

LA RENUNCIA DE JACINTO PUENTE

Aunque las primarias en Imagina Burgos habían comenzado con dos pecados capitales (diferentes listas alcalde-concejales y votación electrónica) de los que muy pocos se percataron, sí que muchos vieron una sombra proyectarse sobre esas votaciones.

Uno de los candidatos más acreditados, Jacinto Puente Portillo, alcalde de un pueblecito de la provincia como independiente pero bajo las siglas del PSOE, decidió retirarse de la carrera.

De puertas adentro, fue una despedida amistosa. De puertas afuera, fue una "espantá" en toda regla.

Dada su limpia trayectoria política, en IU temían que pudiera hacer alguna sombra a Salinero, el joven concejal del ayuntamiento de Burgos que había colgado los estudios en pos de una carrera política.

De modo que comenzó una campaña de acoso y derribo contra este candidato, acusándole de ser un infiltrado del PSOE. No obstante, según los estatutos de Imagina Burgos, nada impedía que cualquiera se presentara a esas primarias. Jacinto Puente había sido alcalde bajo las siglas del PSOE, sí, pero como independiente (sin carnet del partido, no como Salinero que era militante de IU). De modo que era un candidato perfectamente acreditado para concurrir, incluso aunque hubiera tenido carnet del PSOE. Pero la presión debió ser muy grande porque prefirió retirarse.

(Pinchar en la imagen para verla ampliada)

Noticia sobre retirada candidato Jacinto Puente
Oficialmente se dice que la recriminación a Puente de sus vínculos con el PSOE se debieron a que él había afirmado con anterioridad que la vinculación de Salinero con IU perjudicaba a Imagina Burgos por la falta de independencia que eso implicaba para la candidatura ciudadana y porque le daba un gran margen de ventaja (se esperaba que los afiliados y simpatizantes de IU votasen en masa a Salinero, como así parece que ocurrió).

Por supuesto, mientras Salinero era un miembro destacado de IU, Puente no era sino un independiente que había buscado cobijo bajo las siglas de un partido para presentar una candidatura en un olvidado pueblo de la provincia. NADA QUE VER el caso del uno y del otro. Y mientras Puente decide renunciar, Salinero se queda tan contento, sin cuestionarse nada. En todo caso, pensaría: "Un escollo menos en el camino".

(Continuará)

Los alienígenas de la izquierda de Burgos (II)

En los resultados, que copio y pego aquí antes de que los borren de la web de Imagina, pone "Provisionales". Esto es debido a que supuestamente iba a haber un periodo de revisión de las votaciones y posibles impugnaciones. Pero había una persona (tal vez varias) que intentó revisar el proceso de votaciones porque no había quedado muy conforme con el resultado y le dijeron: "¿Pero cómo vas a cuestionar las votaciones? ¿No ves que eso perjudica a la credibilidad de Imagina Burgos?" y la persona se quedó paralizada y no hizo nada más. Así funcionan los mecanismos de "transparencia" y "control" de esta organización.

(Pinchar en las imágenes para verlas ampliadas).


(Continuará)

Los alienígenas de la izquierda en Burgos (I)

Ya sabíamos que en Burgos la derecha siempre ha tenido mucho poder. Y, ahora, tanto o más que con Franco.

Pero lo que ya no se sabe tanto es que hay una izquierda que quizá trabaja para la derecha. Me refiero a unos jóvenes líderes, "espontáneos" en apariencia, que han saltado al ruedo de la política burgalesa. Curiosamente, esta pandilla de líderes tienen algo en común: NO SON DE BURGOS.

Y otra cosa en común es que TODOS CONFLUYEN EN "PODEMOS" (no sé ideológicamente, pero sí en intereses, por lo que se verá) ese partido salido de la nada, por arte y gracia de la cadena de televisión, "La Sexta" y otros medios de comunicación, que le han dado una relevancia que no merecía.

Pero recapitulemos.

Unos años antes había surgido en España el movimiento 15-M, un movimiento de hartazgo con la clase política de gran parte de la sociedad y de muchos jóvenes abocados al paro o al exilio laboral.

Al calor del rescoldo de ese movimiento surgieron diversas iniciativas ciudadanas con la intención de tomar democráticamente las instituciones y cambiar la forma de hacer política hasta entonces, más centrada en favorecer a los amigotes y sus negocios, y de espaldas al pueblo que votaba siempre a los mismos, de una forma -reconozcámoslo- un poco inconsciente.

En las últimas elecciones municipales (2015) en Burgos surgió una iniciativa ciudadana (a semejanza de otras ciudades) auspiciada por los diferentes grupúsculos de la izquierda más radical (pero no violenta). Supuestamente, cualquiera podía presentarse para formar parte de una lista electoral que luego se presentaría a las elecciones.

Esa iniciativa se llamó a sí misma "IMAGINA BURGOS". (El nombre fue tomado de la canción de John Lennon "Imagine", por el contenido de su letra pacifista y revolucionaria).

Para saber en qué lugar quedaba cada candidato, hubo unas elecciones de libre participación ciudadana: una especie de "primarias". Existía la modalidad de votar presencialmente (se dispusieron dos o tres mesas en diversos puntos de la ciudad) pero no en urnas, sino a través de ordenadores conectados a un programa que, supuestamente, recolectaba los votos por un lado y los DNIs y demás información personal por otro, es decir, desagregados. De esta forma, nadie podía votar, supuestamente, dos o más veces. Y se mantenía el secreto de lo votado por cada uno.

Al tratarse de una votación por internet, también se podía votar desde casa o con el móvil, tablet, etc. siempre que se registrase uno y se siguieran los pasos que la plataforma indicaba para hacer efectivo el voto.

Una particularidad un tanto extraña es que había dos listas: una para candidatos a alcalde y otra para candidatos a concejal. Y cualquiera podía apuntarse a ambas listas. El que saliera ganador de las primarias en la lista de "alcaldables" sería el cabeza de lista de la candidatura de IMAGINA BURGOS para las municipales. Los demás, salidos de las primarias de "concejalables", irían a continuación por el orden de mayor a menor número de votos, y con la peculiaridad de que sería una "lista cremallera": detrás de cada hombre o mujer tendría que ir uno del sexo opuesto, y así sucesivamente, respetando en lo demás el número de votos obtenidos en las primarias.

Otra particularidad de la votación es que, en la lista de concejales se podía votar a un máximo de cinco candidatos, otorgando a cada uno de ellos 1, 2, 3, 4 ó 5 votos.

Según la legislación española el alcalde es una suerte de "primus inter pares", de modo que lo que se vota en las elecciones municipales es siempre a concejales. Luego serán ellos, en función del número obtenido por cada partido, quienes se pondrán de acuerdo o votarán para elegir a uno de ellos como alcalde. De hecho, no siempre ha sido alcalde un concejal cabeza de lista del partido con más concejales, sino el que más votos ha obtenido entre todos los elegidos para la corporación.

Durante la legislatura que acababa sólo había habido un concejal de IU en el ayuntamiento. Los demás eran de PP, PSOE y UPyD. PP gobernaba con mayoría absoluta. El nombre de este concejal es Raúl Salinero.

En mi opinión, se engañó a la gente con la lista de candidatos para alcalde. La misión de esta lista era garantizar que Salinero (IU) fuera el líder indiscutible de la candidatura que finalmente se formara con los nombres de la otra lista para concejales. Si IMAGINA barriera y llegara a un acuerdo con otras fuerzas del consistorio (PSOE y CIUDADANOS) para nombrar a alguien de IMAGINA alcalde, ese sería indiscutiblemente Salinero.

Por cierto, uno de que se postulaban a alcalde en esas primarias (Jacinto Puente) se retiró aduciendo que no veía limpieza en el proceso. Y, por cierto también, Salinero no se presentó a la lista para concejales.

Sólo debería haber habido una lista y los votos de esa serían los que definirían los puestos de cada candidato a la lista ciudadana en ella.

El segundo engaño fue que, mediante votación electrónica abierta a todo el mundo, cualquiera DE FUERA de Burgos también podía votar y, de hecho, aparecieron muchos números de DNI que no se correspondían con los habituales de la ciudad, que habitualmente empiezan por 13 millones (13.XXX.XXX) y, en los más jóvenes, que empiezan por 78 millones.

Hay un video ("Why Electronic Voting is a BAD Idea") de un canal de informática en Youtube ("Computerphile") que asegura que nunca debemos fiarnos de una votación electrónica. Una vez emitido el voto, nunca podemos saber con seguridad qué ha pasado con él. Por desgracia para los confiados burgaleses que votaron entonces, y otros que ahora pueden estar interesados en el tema, el video está en inglés y no muchos podrán entender lo que se dice. La traducción del título es "Por qué la votación electrónica es una MALA idea" aunque el presentador luego la califica de "idea terrible".

En esta página se puede ver el resultado de aquellas "primarias". Raúl Salinero, con su bagaje de cuatro años como concejal de IU (sin haber hecho nada destacable) y apoyado mayoritariamente por la gente de ese partido, había quedado el primero con bastante diferencia. Sus dos oponentes, unos recién llegados a la política, obtuvieron unos resultados interesantes.

(Continuará)

jueves, 6 de octubre de 2016

¿Qué es arte?

Esto que sigue son unas reflexiones propias sobre lo escrito por Iñaki Arteta en esta entrada de su blog.

Si me pidieran una definición de "arte" diría que es "cualquier actividad humana ejercida con cierta maestría". Es una definición muy amplia y reconozco que pretenciosa, porque, como diré luego, me parece imposible de definir "arte" más allá de que es una "actividad humana". La propia RAE se ve casi impotente para acotar el significado y tiene que recurrir a muchas definiciones, algunas de las cuales van acompañadas de modificadores que ofrecen variaciones sobre el tema: arte abstracto, arte decorativo, arte figurativo, arte liberal...

Queremos aprehender el concepto pero, al igual que otros conceptos inmateriales, no es aprehensible: la belleza, la verdad, el heroísmo... Todos tenemos una idea de lo que significan, pero su valor cambia en función de como cambia cada escenario.

Siempre me ha interesado la pregunta: ¿Qué es el arte?

Todos tenemos una idea del concepto. En el mundo occidental nos evoca algo que consideramos, o en nuestra sociedad se considera, bello.

Para muchos arte es el Partenón, mientras que para otros, y me atrevería a decir que para los propios griegos que lo construyeron, no era sino arquitectura, un medio de protegerse de la intemperie mientras se hacían ritos para reconciliarse con los dioses. Levantado quizá no tanto con la idea de belleza (aunque todo lo que hacemos queremos que sea bello, especialmente si está en relación con la divinidad), sino de grandiosidad (para intimidar al creyente) y de funcionalidad.

¿Lo grande es bello sólo por ser grande? A veces sí.
¿Lo antiguo es bello sólo por ser antiguo? Muchas veces sí.

Entonces, ¿qué es el arte?

Los cánones van cambiando. Lo que era moda hace unas décadas ahora es patético. Los tatuajes tan de moda ahora eran cosa de macarras hace unas décadas. Los "piercings" eran sólo cosa de mujeres, y siempre iban en el lóbulo de la oreja, de las dos orejas, exactamente, para ser considerados bellos. Etc.

He asistido a discusiones bizantinas, por no decir estúpidas, sobre lo que es arte y lo que no lo es. Y he sentido hasta vergüenza ajena, porque creo que hay que acercarse a la realidad humana con humildad y respetar a aquél que dice: "Eso es arte porque a mí me gusta". No decir nunca que algo "no es arte", siempre que haya alguien dispuesto a decir que estéticamente le gusta. Lo que creo que sí es lícito es decir: "Si a ti te gusta, cómpralo o quédatelo o admíralo o defiéndelo. Lo que a mi me gusta es otra cosa y por esa otra cosa estoy dispuesto a dar algo a cambio (mi tiempo, un dinero, correr riesgos...)". Y ninguno debería descalificar lo del otro como "no artístico" siempre que provoque emociones y sea fruto de la actividad humana.

Para complicar más las cosas, creo que hay, desde siempre, mucho charlatán vendiendo falsas obras de arte. Y hay quien las compra como una inversión. Pero si alguien lo compra porque le gusta, ¿no tiene un valor artístico para el que lo compra? ¿Quién da el marchamo de lo que es artístico y de lo que no? ¿Cuántos pintores del siglo XIX y XX murieron en la pobreza mientras que sus obras valían millones unos años o décadas después de su muerte? ¿Por qué no pudieron venderlos por ese precio cuando estaban en vida? Y, al revés, ha habido pintores que llevaron vidas desahogadas y hasta lujosas, para caer en el olvido al cabo de pocos años después de su muerte.

Así que he llegado a la conclusión de que elucubrar sobre qué es arte y qué no, es lo mismo que elucubrar sobre el sexo de los ángeles. En lo único en lo que sí podemos y deberíamos estar de acuerdo es que el arte es fruto de la actividad humana. Por ejemplo, una montaña, un panorama, un amanecer, pueden ser muy bellos, pero no son arte porque son expresiones de la Naturaleza.

Mi postura es que cada uno publique, gracias a los medios modernos, lo que quiera. Si gusta al público y se lo compran, vivirá de su "arte", signifique esto lo que signifique para esas personas que lo adquieren o visionan. Probablemente no supere el filtro de la Historia. Pero eso no lo sabemos a priori, así que dejemos que ese autodenominado artista siga su camino, siempre que no ofenda a los demás.

¿Superar el filtro de la Historia es indicio de arte? Tal vez tampoco sirva de criterio, porque los gustos van cambiando y ciertos estilos tienen sus altos y sus bajos al ser rememorados. Estoy pensando, por ejemplo, en los vaivenes de la arquitectura europea: románico, gótico, neoclásico, barroco...

Con la extensión de la educación académica entre las clases populares y el liberalismo de las ideas, cada vez hay más aceptación de todo tipo de manifestaciones de la actividad humana como "arte", aunque sigamos sin saber muy bien qué es ese concepto.

Seguro que si formáramos un comité con los artistas vivos más reconocidos de hoy en el mundo para que se pusieran de acuerdo en lo que significa "arte", creo que nunca llegarían a un acuerdo.

Es gracioso que la palabra "arte" sea calco latino de la griega "tecnon", la que da origen a la actual "tecnología", cuando tantos entre nosotros tienen la idea de que arte y tecnología son dos conceptos casi antagónicos. En cambio, a mi no me lo parecen. Cuando los móviles no eran todavía "smartphones" (ahora son todos iguales), había realmente una gran belleza en sus diseños, en mi opinión. Eran objetos tecnológicos pero (con excepciones) muy hermosos: algunos se abrían por la mitad para hablar, otros se extendían y bloqueaban con un suave clac, tenían superficies curvas y brillantes, ergonómicas, de teclas blandas y retroiluminadas con luz de diversos colores... Para mí había más arte en muchos de esos diseños tecnológicos que en la mayoría de los cuadros abstractos que he visto en mi vida. Ahora aquellos nos parecen obsoletos y dignos de risión ante las capacidades de las nuevas generaciones de móviles. Pero eran bellos, al menos para mi.

Cuando entro en Youtube y se me ofrecen los contenidos que, siguiendo sus misteriosas reglas, elige Google para mi, encuentro que la mayoría de las ofertas son absurdas, pérdidas de tiempo, videos caseros hechos por personas que se dedican a hacer o decir tonterías. No abro ninguno y me voy directamente a mi cuenta, donde la oferta de videos es mucho más acorde a mis gustos, porque se basa en mis búsquedas y elecciones anteriores. Para mí aquellos no son interesanes y podría tacharlos de basura siempre que quede claro que es una valoración subjetiva mía, que no quiero elevar a la categoría de valor absoluto, porque, como digo, el arte es subjetivo. Seguro que muchos de esos "youtubers" se consideran artistas y tienen bastantes seguidores. ¿Quién soy yo para decirles que están equivocados? ¿Banales? Para mí sí, pero para sus seguidores tal vez no.

No creamos que porque algo está hecho por gente con poca cultura no es arte. El arte rupestre, primitivo, ¿no es arte? Y aquellos nuestros ancestros no sabían leer, ni escribir, ni historia, ni ciencias, ni mucho menos matemáticas.

Así que lo que nos ofrecen los medios (incluido Internet) hoy en día tal vez sea arte, aunque a nosotros no nos guste, o nos repugne, y por eso le retiraríamos la etiqueta de "arte". Pero no está en nuestras manos, más allá de intentar convencer a los que nos rodean. Siempre habrá muchos otros dispuestos a comprar esa mercancía y hasta de calificarla de "artística", "arte". ¿Tenemos algún diploma que nos otorgue la capacidad de otorgar el indiscutible calificativo de "arte" a las cosas que creemos la merecen?

Para algunos la tauromaquia es arte, para otros es una brutalidad. A mí no me gusta, pero a mi madre (vasca de pura cepa) le encantaba ver torear. Es verdad que aquí entra en juego la vida del toro, un animal, como animales somos también nosotros. Y hasta las actividades humanas más "artísticas" tienen que estar sometidas a ciertos límites que cada sociedad impone en función de numerosos factores. El respeto a la vida humana y a los animales forman parte de mi código ético. Si mucha gente comparte ese código, al final la tauromaquia desaparecerá, no porque no sea "arte" para muchos, sino porque habrá leyes consensuadas por la mayoría para erradicarla, como se erradicaron las luchas de gladiadores, que eran un tipo de "arte" romano, y otros espectáculos que han ocurrido en la historia y que ahora nos parecen aberrantes.

Mi madre solía decir: "Sobre gustos no hay nada escrito". Es decir, hay gustos para todos los gustos. No hay titulación académica que nos conceda el derecho a asignar o retirar la calificación de "arte" a cada actividad humana.

Como hay tanta oferta y somos tantos millones de seres humanos en el planeta, dejemos que cada uno elija aquello que mejor se adapte a sus gustos y preferencias y no intentemos arrogarnos el derecho a decir lo que es arte y lo que no. Mientras no hagan daño a nadie, mientras se respeten la vida y los valores socialmente aceptados, que cada uno venda sus productos -materiales o virtuales- y que los compre el que quiera. Ahora Internet es el mercado global, para vender productos de cualquier tipo, incluso aquellos que sus creadores califican de "artísticos". Pues bien, supongo que el mercado pondrá a cada uno en su sitio, se consideren artistas o no. Aunque igual es que soy muy ingenuo.

Siempre que toco este tema me acuerdo del dicho ese:
"Un genio no es el que pinta un cuadro, sino el que lo vende".



lunes, 3 de octubre de 2016

¿Miente la Administración?

Coincido con el sentir general de que en la Admon. se miente mucho, aunque con matices.

Como ciudadano no me puedo quejar: creo que la Administración ha sido honesta en lo que me ha requerido y en lo que me ha sancionado, salvo un caso en que una Admón no notificó unas deudas y querían hacer recaer en mis bolsillos las penalizaciones. Afortunadamente intervino el Defensor del Pueblo y como pude demostrar el fallo administrativo, pagué de buena fe (porque aún no me han justificado adecuadamente la deuda) la cantidad base y no me han vuelto a reclamar más. Eso sí, aun sigo recibiendo cartas del Defensor diciendo que la Admon no les envía la documentación que les reclama (y donde aparecería la justificación del devengo del pago que hice).

Ahora bien, como empleado público sí que he sufrido las mentiras de mis jefes para represaliarme con expedientes sancionadores. Son muy largos de explicar y me voy a centrar en otro caso más sencillo, pero ilustrador de cómo razonan algunos jueces.

Esta represalia consistió en negarme una hora estructural que realicé y que se pagaban sin problema a todos (incluso a mi antes de caer en desgracia) de forma automática. Eran 30€, pero como me parecía injusto y llovía sobre mojado, lo llevé a lo Social y allí presenté unas capturas de pantalla de mis fichajes, porque no tenía otra cosa que demostrase la hora realizada aquella jornada. La empresa, empeñada en represaliarme, presentó un informe falso del Director Técnico (personal laboral interino a pesar del nombre del puesto, y sospecho que enchufado) que aseguraba haber revisado los fichajes y no aparecía esa hora extra, sin aportar datos del horario de entrada y salida, que el ordenador tenía almacenados y que los empleados también podemos consultar. Esos datos sí estaban en mi listado de fichajes de esa semana que presenté como prueba.

La juez pensó que un informe de nada menos un Director Técnico no podía ser falso, no se imaginaba ella que un señor en un cargo con ese nombre se iba a pringar mintiendo por 30 miserables euros. En la sentencia le llamó "funcionario" y le dio toda clase de presunción de veracidad, dado su cargo (en la realidad, poco más que un mando intermedio). Poco se imaginaba ella que alguien podría mentir no por ahorrar 30€ a la Admon sino por INQUINA hacia un empleado que se ha destacado en denunciar todas las irregularidades de las que tiene conocimiento. Debido a mis escasos medios económicos no quise denunciar al fulano y hacerlo por vía interna habria sido inútil porque, como dijo Pilar Pérez más arriba, estos se tapan unos a otros, todos los jefes me tenían (y tienen) ganas y además sospecho que este hizo ese informe por orden de su superior jerárquico, el gerente, quien de esta forma, en caso de denuncia, salvaba la cara. Para este tipo de trabajos sucios es por lo que estimo aupó al puesto a este personaje, es decir, para tenerle de testaferro.

Y aquí vienen mis conclusiones:

* la mayoría de los funcionarios aplican la máxima "al indiferente, la legislación vigente". Y por eso creo que la mayoría de actos son ajustados a derecho, "salvo error u omisión".

* ahora bien, la corrupción del funcionario español proviene de que vive en un ecosistema donde denunciar las cosas que observa puede complicarle mucho la vida. En contra de lo que se cree, el acoso laboral existe en la Admon. y todos le tememos más que al lobo (los compañeros te hacen el vacío para no ser vistos por el jefe como cómplices, etc.). Esto produce inhibición de unos funcionarios respecto a lo que ven que hacen mal otros. Es muy lamentable pero muy humano y muy mediterráneo, porque quien más quien menos se toma unos cafés o unas cervezas de vez en cuando con los compañeros después del trabajo. Y que te dejen aparte porque eres el Pepito Grillo... nos da espanto.

* otra corrupción es la de aquellos que se relacionan con los que tienen capacidad para decidir sobre creación de plazas o, más bien, cubrición de plazas en interinidad. Es decir, me convierto en un funcionario sumiso si colocas a mi pareja en ese puesto, o a mi hijo, o a alquien cercano que me interesa. En mi Admon esto se ha convertido en una verdadera epidemia. Y ese funcionario sumiso ya no tiene independencia sino que todos sus informes van en la dirección que le manda el superior, aunque para ello tenga que retorcer la Ley e ignorar las partes que no ayudan a lo que su jefe quiere conseguir con el informe. Se podría decir que aquí empieza a aparecer la mentira en la Admon. y esa mentira la detecta enseguida el ciudadano. Pero por la propia maquinaria administrativa, se va tapando, alargando, silenciando... a ver si el ciudadano cabreado que reclama se marcha ya harto de acudir a las instancias. Y si llega a los juzgados, se le surte al sr. juez con los informes falsos que haga falta y aquí paz y después gloria.

* Otro tipo de corrupción que veo en mi servicio es el tráfico de favores entre jefes y subordinados. No se trata ya de colocaciones interinas en puestos vacantes sino de cosas más sutiles y cotidianas pero que son contrarias al convenio colectivo y crean desigualdades entre unos trabajadores y otros. Si eres suficientemente servil en algunas cosas que quiere el jefe, podrás conseguir otras que no están a tu alcance porque las prohíbe o regula el Convenio. Podría poner muchos ejemplos pero esto ya se está alargando bastante y creo que se sabe de qué hablo. Cuando he denunciado esto me he encontrado con amenazas de mis superiores o con el silencio más atronador.

Seguro que hay otras corrupciones que a mi se me escapan por mi pequeñez laboral. En las monetarias no entro porque esas ya las conocemos todos y, aunque creo que son más a nivel político, un compañero mío me dijo hace poco: por cada político corrupto, hay cuatro funcionarios que han sido cómplices, por acción o por omisión. Por supuesto, es una estadística de andar por casa. En algunos casos habrán sido cuatro, en otros uno y en otros cuarenta. Es una forma de decir que si los funcionarios fueran intachables, no habría políticos corruptos.

martes, 27 de septiembre de 2016

La baja productividad española: otros factores

Hay más factores para nuestra baja productividad. Un amigo nuestro, de veintipocos años, me dice por chat que en todos los sitios le piden una experiencia exagerada. A jóvenes que acaban de terminar la carrera o por ahí. Y con todo el paro que sufrimos. ¿Qué quiere decir esto? Que las empresas no están interesadas en formar a sus trabajadores. Quieren los huevos pero sin dar de comer a las gallinas. Esto ya lo veía yo cuando empecé en el mundo del trabajo, pero ahora se ha acentuado muchísimo. No existe mentalidad empresarial, esa que lleva a un individuo o familia a sacar adelante una empresa con intención de que perdure en el tiempo e incluso que se haga grande. Todo lo más, un chiringuito que se pueda vender cuanto antes a alguna empresa extranjera: toma el dinero y corre.

Así que los trabajadores somos carne de cañón: sólo me sirves para ahora; como mucho, un tiempo limitado. No voy a perder tiempo y dinero en formarte: te vienes con la lección sabida y cuando estés obsoleto o no me sirvas, te largo.

Así que los trabajadores tampoco se sienten implicados con el futuro de la empresa, porque no es su futuro.

CONCLUSIONES:

a) el trabajador baja su rendimiento hasta el nivel mínimo en el que espera no ser despedido. Y, si es despedido, no lo atribuye a su baja productividad sino a que iba a ser despedido igualmente en función de las veleidades de la empresa. (Y probablemente está en lo cierto. Y como las condiciones salariales, sociales, formativas, etc. de nuestras empresas son muy malas, el trabajador despedido a veces se siente incluso aliviado de perder de vista a sus negreros jefes).

b) La productividad media de la nación también baja con esta pobre mentalidad empresarial.

Quizá parezco un radical, pero los que me conocéis mejor sabéis que me gusta pensar las cosas antes de decirlas. Y llevo muchos años pensando en este tema. Y escucho testimonios y leo en la prensa los testimonios de unos y otros, y lo he sufrido en mis propias carnes. Así que algo sé.

El horario español adaptado a su situación geográfica real

El horario británico que Franco abolió, ¿la clave para que salgamos de la crisis?


De Jorge Chamizo | La otra cara de la moneda – jue, 19 sep 2013

España es un país agradable para vivir pero poco eficiente a la hora de trabajar, lo cual implica entre otros problemas unos horarios de trabajo irracionales. Sobre este asunto existe bastante acuerdo. Expertos, partidos políticos y ciudadanos coinciden en este diagnóstico pero hasta ahora poco se ha hecho para resolver un problema que nos distancia de otros países de Europa.

Los tímidos intentos que se han llevado a cabo para resolver este problema han chocado además con una brutal crisis económica que ha cambiado todas las prioridades. Pero PP y PSOE llevaron este problema de los horarios que impiden conciliar la vida laboral y familiar a sus programas electorales.

Y por una vez las cosas se han movido. El Congreso de los Diputados ha creado una comisión que ha estado trabajando seis meses y ha llegado a interesantes y rupturistas conclusiones. El informe elaborado reclama al Gobierno que ponga en marcha los estudios socio-económicos necesarios para conocer la incidencia económica global de un posible cambio de huso horario en España –recuperando nuestra antigua vinculación al huso horario de Greenwich– y de una racionalización de los horarios laborales. El objetivo sería, en los empleos que lo permitan, fijar unas franjas horarias de entrada y salida y acabar con los tiempos muertos habituales en la jornada laboral española.

La comisión reconoce que no es un camino fácil. “Se trata de una tarea compleja, puesto que implica una transformación de nuestros usos y costumbres diarios –horas de levantarse, de acostarse, horas totales de sueño, horarios televisivos, de espectáculos—," admite poniendo en valor los mayores efectos positivos que acarrearía la reforma para los españoles.

Permitiría disponer de más tiempo para la familia, la formación, la vida personal, el ocio, además de facilitar que España converja con Europa en productividad, competitividad y conciliación, recalca la comisión. Aspectos todos ellos, en los que hoy estamos sumamente alejados de la mayoría del continente

Estos objetivos, según expertos en gestión del tiempo, empresarios y trabajadores, son clave para salir de una crisis económica que atenaza y estrangula a la sociedad.

Pero, ¿es posible alinearnos con el horario británico? De hecho fue el horario español desde 1884, año en el que se celebró una conferencia internacional en la que se acordó que el meridiano de Greenwich sería el de referencia para establecer el día universal. Pero este huso horario se modificó en 1942, cuando la España de Franco decidió ubicarse en el huso horario de Europa central por su apoyo a la Alemania de Hitler.

Por ello, pese a que el meridiano de Greenwich pasa por Castellón, España tiene el horario de países tan distantes como Suecia, Dinamarca, Alemania o Chequia, rigiéndose por unas horas alejadas de la solar, de modo que en Valencia hay una hora de diferencia con respecto a lo que le correspondería en invierno y dos en verano, y que en Galicia llegue a haber hasta dos en invierno y tres en verano.

Esto tiene consecuencias nefastas para el normal desarrollo de la vida de los españoles, sobre todo, laboral. Porque si comemos entre las dos y las tres de la tarde y cenamos entre las 21 y 22 horas, deberíamos empezar a trabajar entre las 10 y las 11. Pero no lo hacemos, sino que nos levantamos temprano, alargando la mañana de manera eterna dando como resultado una jornada interminable. Si a esto añadimos otros problemas, como la cultura que valora el estar en el trabajo más que el hacer y las carencias organizativas de muchas empresas e instituciones, nos encontramos, en conjunto, con uno de los talones de Aquiles de este país.

miércoles, 27 de julio de 2016

Las puertas giratorias en los partidos políticos

No es que me importe que esta mujer sea la nueva presidente del Congreso. Me da bastante igual, en principio. Antes de ella estuvo Patxi López, otro que ha hecho de la política su profesión. El caso de Ana Pastor (o el de Patxi López) lo menciono por estar reciente su nombramiento (votado su nombre con poco acuerdo entre los grupos políticos) y a modo de ejemplo de lo que pasa continuamente en la política de este país.

Me refiero al efecto de "puertas giratorias" que también parece proliferar en los partidos políticos. Lo hemos visto durante años en los gobiernos del PSOE, pero sin duda también en los del PP.

Un político que un día dirige el ministerio de Sanidad, al día siguiente puede dirigir el ministerio de Defensa, o el de Fomento, o ser presidente de una comunidad autónoma o alcalde de una ciudad. Parece que fueran la misma cosa. Lo mismo valen para un roto que para un descosido. No hay especialización, de modo que nos gobierna la mediocrecracia.

Si fuéramos un poco críticos pensaríamos que esos que son cambiados de puesto una y otra vez (que son casi todos los de las cúpulas de los grandes partidos) es porque lo están haciendo mal, que son unos inútiles y su jefe ya no sabe qué labor encomendarles que sepan hacer bien. Y no votaríamos a ese partido hasta que se deshiciera de toda esa caterva de torpes.

O es eso, o es que todos los que nos gobiernan son superdotados y realmente sirven para todo, les pongan donde les pongan. Pero no me lo creo. No hay más que ver a Rajoy asustado escondiéndose detrás de una pantalla de plasma. O más claro aún, no hay más que ver la deriva económica, institucional y de valores del país entero.

Lo que sí me creo es que estos movimientos, señalamientos y nombramientos de ida y vuelta reflejan una concepción de la política servil, de vasallajes, de fidelidades feudales, irracionales... o interesadas. Lo de menos es el buen funcionamiento del país. Lo que importa no es buscar buenos profesionales en su campo para dirigir la nación, sino aquellos personajes mediocres pero leales que acepten sin criterio propio todo lo que el partido tenga a bien encomendarles.

Y así es como luego se oyen declaraciones de estos mismos políticos que sonrojarían a un criminal por lo descaradamente que tergiversan la realidad a su medida, por su falta de autocrítica y por la constante acusación al contrario de "y tú más".
Ejemplo: Catalá, ministro de Justicia, acaba de decir que no ve "trascendencia penal" a la destrucción de los discos duros del ordenador de Bárcenas. Y se queda tan ancho. La juez archivará el caso, como siempre pasa, pero todos sabemos que esto es la forma de actuar de las organizaciones criminales: borremos todas las huellas y lazos que nos puedan incriminar.

A Celia Villalobos, trece años en la mesa del Congreso y que ahora tiene que levantar el trasero para dejar la silla caliente a otro, le preguntan los periodistas si se siente desplazada y ella no se corta un pelo y dice que practica la generosidad y el compañerismo, a pesar de que se lleva a matar con Ana Pastor. Más desfachatez y autobombo no se conciben. Pero es la calaña de nuestros políticos. Treinta años en el Congreso esta mujer, ¿qué esperábamos?.
Por cierto, a nuestra generosa Villalobos la pillaron en el Congreso jugando al Candy Crush durante un debate sobre el estado de la nación.

Los de su partido (PP) temían una reacción virulenta de Villalobos al saber que se promociona a Pastor, pero les ha sorprendido su mesura al ser desalojada de la Mesa. No sé de qué se extrañan. Ella sabe que ya le buscarán acomodo en otro sitio. De momento es diputada. Las puertas giratorias están bien engrasadas.

Como ella misma ha dicho: "Han pasado muchos años y yo siempre en mi partido he estado donde se me ha pedido que esté, a cambio de simplemente estar". Le ha traicionado el subconsciente. Pero eso es lo que hacen la mayoría de nuestros diputados: simplemente estar. Llámame perro y dame de comer. Igual mañana mi partido necesita un líder y está el Zapatero de turno para dar un paso al frente y puede escapar de la monotonía del escaño votando siempre lo que el partido diga.

Y el país a la deriva como un barco en la noche con toda la tripulación borracha.